Marketing Digital: La moda vive una nueva era

La moda lleva varios años que está viviendo una transformación completa en cuanto a todo lo que tiene que ver con la publicidad. Décadas atrás, si alguien quería seguir de cerca qué ocurría en el mundo de la alta costura, el pret a porter o simplemente cuáles eran las tendencias que se llevaban no le quedaba otra que comprar revistas y publicaciones especializadas para estar al tanto. Además, las marcas ponían todos sus esfuerzos en desarrollar magníficas campañas televisivas con las que captaban a los clientes. Así, cabe recordar aquellos spots de grandes firmas como Nike que impactaban en la audiencia por sus imágenes que estaban más cerca de un filme que de un anuncio de televisión.

Sin embargo, lejos quedan esos años (finales de los 90), ya que ahora todos los esfuerzos de las firmas de la moda se centran en su presencia en las redes sociales, sobre todo en Instagram, plataforma en la que si eres aplicado y haces bien los deberes puedes triunfar y agotar productos (colgar las famosas etiquetas de 'sold out') en un abrir y cerrar de ojos. Y es que, las redes sociales se han convertido en el mejor escaparate porque no sólo se muestran productos al mundo entero, sino que también se enseña a los usuarios los valores y la personalidad de la firma, sin olvidar la relación directa que se establece entre empresa y cliente. Un comprador, al que evidentemente hay que cuidar, y del que se observan en la actualidad tres tipos diferentes. Por un lado, se mantiene el tradicional (que acude a la tienda física a comprar); el mixto (adquiere productos tanto en tienda física como en web), y por último, el cliente on-line cuyas compras las realiza en la web.

Además, a este nuevo marketing se les ha unido la llegada de los llamado 'influencers', personas anónimas (en un principio, aunque con el tiempo y a base de legiones de 'followers' alcanzan la categoría de personaje famoso) en los que las firmas comerciales han puesto los ojos, ya que éstos se han convertido en auténticos embajadores de marcas, consiguiendo una difusión máxima de los artículos con los que se fotografían

Pink suit, sunny day 🌞🌷

Una publicación compartida de Ángela Rozas Saiz (@madamederosa) el

Y es que la era digital ha podido hasta con uno de los universos más tradicionales que existía como era éste de la moda. Internet ha derrumbado los muros que había y todas las reglas que regían el 'universo fashion' hasta el momento para hacerse más humana y llegar a un público más amplio al que nunca hubiera podido ni imaginar, que ha repercutido en un incremento de las ventas en el sector textil. Esto ha obligado, en cierta manera, ha renovarse a las empresas y a tener sí o sí presencia en Internet. Pero no sólo basta con poseer un buen sitio web, sino que las e-shop deben estar perfectamente desarrolladas para que la experiencia en la compra del usuario resulte de lo más satisfactoria y repita. 

 

De hecho, hoy día resulta bastante extraño que firmas de moda 'low cost' con tanto tirón entre el público como puede ser Primark no tenga una página web más adecuada a la actualidad en la que se puedan visualizar de mejor manera sus productos y, por supuesto, el hecho de que el cliente de esta marca que se aventure a navegar por dicha página no pueda comprar, ya que no existe tienda on-line. De ahí, que otros rivales como Inditex, H&M, Nike o, incluso, plataformas multimarca estén en el top de las ventas on-line.

 

 

Tanta importancia ha cobrado la versión digital que las empresas se han puesto manos a la obra para conformar buenos equipos de marketing digital que les lleven  a lograr los objetivos que se marcan como metas.

 

De momento, este nuevo marketing funciona y bien. Ahora, tan sólo queda esperar y ver si las redes sociales permanecen reinando como medio difusor número uno o por el contrario aparecerá en escena un nuevo protagonista que lo revolucione una vez más todo.

 

Fuentes:

Tilomotion.com

Marketiniana.com

Blog Posiciónate.com

 

Fotos:

Pixabay

@madamederosa

Primark.com