Detalles que marcan la diferencia

Mayca Parra | 5 October, 2015


Para comenzar la semana vamos a empezar hablando de la importancia de tener en el armario ciertas piezas a las que siempre se le pueden sacar provecho de mil y una manera diferentes, por lo que su gran versatilidad las hace perfectas para cualquier ocasión y momento SOS. Entre esas prendas útiles que no deben faltar en un buen ropero son un vestido en tono liso. Siempre se habla del Little Black Dress (LBD), pero hay infinidad de colores que también pueden ser igual de ponibles que el clásico vestido negro. Y es que partiendo de la base de que el color sea plano, las alternativas para mezclarlo con el resto de complementos (collares, pashminas, chaquetas, zapatos...) son innumerables. 


Para este loook que os propongo, me basé en un minivestido en color azul, al que le incluí piezas tan maravillosas como este collar de la firma malagueña No me llames muñeca, o unos de mis tacones preferidos -los rosa chicle- que siempre saben destacar en el momento idóneo. 


Como me iba a trabajar, de bolso me decanté por el satchel bag amarillo limón de la también malagueña Stella Rittwagen, para dar por cooncluido un look muy vistoso, pero a la vez sin estridencias.

Escribir comentario

Comentarios: 0