Amarillo limón, para que dé subidón

Mayca Parra | 29 July, 2015

 

El amarillo siempre ha sido un color que ha tenido amigos y enemigos a partes iguales. Mientras que la música le ha dedicado canciones que van del Yellow Submarine de los Beatles, pasando por la multipremiada Yellow de Coldplay, a la cañí Tengo un tractor amarillo, para el mundo de la escena, esta tonalidad ha estado maldita y han evitado -y evitan- a lo largo de los siglos el vestir con prendas coloreadas así. Pues bien, sintiéndolo mucho por ellos, el amarillo es el color de moda de este verano, da igual que sea un pantalón, que una falda, un vestido o unos zapatos, todo va pintado en este vivaracho color. Sin duda, es todo un acierto el predominio del amarillo porque entre todas sus virtudes destaca que sienta igual de bien a rubias y morenas, además, que es muy agradecido a la hora de combinar y diseñar looks muy divertidos, sobre todo, teniendo en cuenta las tendencias tan urbanas que tenemos sobre el asfalto.

 

Para hacer una serie de compras decorativas que tenía que realizar el lunes me coloqué este fantástico vestido amarillo, que no desentonaba en absoluto con el espléndido día que hacía, y a la vez sentir esa sensación de ligereza que tan bien viene cuando el mercurio de los termómetros está por las nubes. Para darle ese toque chic al vestido incluí este collar de piedras en tonos rosas y celestes que destacaban sobre el fondo amarillo del vestido y como toque opuesto al estilismo finalicé el outfit con unos creepers (esos tenis de plataforma en línea). Y es que Karl Lagerfeld ya lo dejó claro este invierno con sus modelos luciendo vestidos y deportivas, estas dos piezas no son incompatibles, incluso, en ocasiones son resultonas. 

Escribir comentario

Comentarios: 0