Un verano en blanco

Mayca Parra | 25 July, 2015

Si hay un color favorecedor y elegante a partes iguales, ese es el blanco. Es ese tono comodín que siempre casa bien con cualquier cosa que te pongas y, adema´s, otorga un aire de formalidad al look que lleves. Así, hasta unos ripped jeans (unos vaqueros rotos) se pueden disfrazar -como si fuesen Mortadelo- de unos pantalones más serios. Con todo esto y otros muchos pros en la mochila de las ventajas, la única pega que se le podría achacar al blanco es que enseguida se ensucia, da igual que vayas con cuidado y trates con mimo la prenda, porque ésta se te ensuciará sí o sí, pero claro, hay que tener en cuenta que nadie es perfecto ni siquiera el blanco, así que se le puede pasar por alto este pequeño defectillo, puesto que sus ventajas ganan por goleada. 

 

Ante tanta virtud del blanco no me pude resistir para ir a un almuerzo familiar en crear un estilismo a partir de unos white jeans que iban a aportar la nota formal, para acompañarlos les sumé una camiseta de color gris con detalles de encaje alrededor del cuello (el encaje es uno de los 'must' de esta temporada) y para los pies nada mejor que unas espardeñas -que se han convertido en uno de mis salvavidas preferidos- ya que después de la comida me tocaba ruta por el Centro e iba a tener que andar bastante.

 

En cuanto al bolso, fui directa por uno con la medida justa para que entrara lo indispensable y no tener que ir cargando con el paso de las horas lo más parecido a un saco de patatas. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0